Entrenamiento de porteros

El entrenamiento de porteros de fútbol es fundamental para que un equipo esté capacitado para ganar sus partidos. Es una pieza clave de la alineación y debe contar con un entrenamiento lo más competitivo y amplio posible, incluyendo cuestiones tanto físicas como psicológicas, porque, además de un gran esfuerzo físico, un portero debe enfrentarse a situaciones de tensión psicológica muy elevadas. Sin duda alguna, un buen entrenador de futbol desea tener en su equipo un portero de categoría.

¿Con qué debe contar un buen entrenamiento de porteros?

Lo primero con lo que debe contar un buen portero es con una buena capacitación física. Por ello, el entrenamiento de porteros debe centrarse en hacer que el portero cuente con buenos reflejos, una gran capacidad de resistencia, y la capacidad de reaccionar rápidamente en situaciones de lo más variadas.

Por otro lado, el entrenamiento de porteros también debe centrarse en el entrenamiento psicológico, tanto para que no se relaje cuando tiene un buen partido, como para que no se ponga nervioso o se venga abajo tras haber cometido un fallo (máxime si dicho fallo ha acabado traduciéndose en un gol en contra).

Estos son los dos factores fundamentales con los que debe contar un buen entrenamiento de porteros, ya que centrarse únicamente en uno de los dos dará como resultado un portero incompleto, y, por lo tanto, incapaz de avanzar como deportista y de superarse a sí mismo, tanto en el partido como a lo largo de su carrera.

[generar_cartas_tarot tipo=”amor”]

Elementos psicológicos del entrenamiento de un portero

El entrenamiento psicológico de un portero debe centrarse en dos aspectos fundamentales: Saber mantenerse sereno durante una victoria y un buen papel suyo en el partido, y saber mantenerse sereno durante una derrota y un mal papel suyo en el partido. Ambos elementos son igualmente importantes, ya que, de no cumplirse, el resultado es el mismo: Un mal comportamiento del portero y un incumplimiento de su papel tan bien como debería hacerlo.

Para entrenar a un portero para que se mantenga sereno durante un buen papel, por lo general, es suficiente con recordarle que su papel solo puede medirse definitivamente al final del partido. Es importante que se tenga la conciencia de que, por haber hecho dos o tres paradas importantes, o, incluso, por haber detenido un penalti, el portero no ha terminado su trabajo. Su trabajo dura 90 minutos, y un buen entrenamiento de porteros debe hacer énfasis en este punto.

En cualquier caso, el entrenamiento de porteros psicológico para aquellos momentos en el que se está llevando a cabo un buen papel, suele no ser tan complicado, ya que, con ser capaces de hacer entender al portero que debe mantenerse sereno, su comportamiento será eficaz. Esto es así porque, ante un buen papel en el campo, los jugadores (incluidos los porteros), tienden a crecerse y hacer mejores actuaciones.

Lo único que hay que cuidar es que, en esa circunstancia, el portero no se crezca tanto como para llevar a cabo acciones peligrosas que puedan suponer un gol en contra y, por lo tanto, un cambio súbito de un buen estado de ánimo a uno menos positivo.

Por otro lado, el entrenamiento de porteros en el ámbito psicológico, debe hacer hincapié en el papel del portero durante momentos en los que su papel no ha sido positivo, ha cometido errores, o ha encajado goles en contra. Se requiere una gran capacidad psicológica para aguantar esos encontronazos con la realidad y, en ocasiones, con tu propia afición.

portero entrenando

Por ello, es imprescindible que el portero reciba apoyo y entrenamiento psicológico con el fin de que sea capaz de mantenerse al 100% incluso en situaciones que no son positivas.

Elementos físicos del entrenamiento de un portero

En cuanto al entrenamiento físico de un portero, no es tan importante practicar duramente la resistencia, puesto que, a diferencia de un jugar de campo, el portero no tiene que estar corriendo los 90 minutos de un partido.

Antes bien, el entrenamiento de porteros debe centrarse en cuestiones tales como los reflejos, los movimientos rápidos, y la velocidad de reacción.

Estos tres puntos son los más importantes, ya que de los reflejos depende su capacidad para reaccionar adecuadamente ante situaciones límites, como puede ser un remate de cabeza en un córner, o una correcta salid cuando está en un uno contra uno contra un delantero.

Por otro lado, los movimientos rápidos son fundamentales para detener penaltis o faltas, y también para poder reaccionar rápidamente si, por ejemplo, tras un despeje, tiene que levantarse a gran velocidad para detener otro balón.

La velocidad de reacción, en cualquier caso, es imprescindible en el entrenamiento de porteros, ya que, en muchas ocasiones, un portero debe decidir entre dos opciones que pueden significar la diferencia entre encajar un gol o no. Por ejemplo, ¿es conveniente salir con los puños en ese córner? ¿O es preferible esperar al remate? ¿Qué momento es el más adecuado para salir?

Todas esas situaciones de tensión, que requieren tomas de decisiones rápidas y correctas, solo pueden obtenerse si el portero, además de un buen entrenamiento psicológico, tiene un buen entrenamiento de su velocidad de reacción. La capacidad de reacción es lo que permite a un portero corregir una mala salida a tiempo, o adivinar cuál es el lanzamiento que va a realizar el contrario, si va a continuar con el balón en sus pies o va a chutar.

La velocidad de reacción permite al portero adelantarse a los goles, lo cual, junto con un buen entrenamiento psicológico, es el mejor método de no encajar goles en prácticamente ninguna circunstancia.

Por lo tanto, esos dos aspectos son fundamentales en el entrenamiento de porteros.

Conclusión

Espero que estos consejos sobre el entrenamiento de porteros te ayuden a entrenar de una mejor forma a los porteros de tu equipo. Recuerda que tan importante es el cuerpo como la mente, sobre todo, en el caso de un portero, que debe recibir una presión mucho mayor que la mayoría de sus compañeros, ya que, en última instancia, los goles que reciba dependen de él en un gran porcentaje de las veces.

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.